Asi se comporta un cerebro hipnotizado.

Disminuyen las preocupaciones, aumenta la conciencia del cuerpo.

Imagine que va al dentista y le dice que en lugar de anestesia, va inducirle un trance hipnótico... ¿Aceptaría? Para muchas personas la hipnosis se asocia con pérdida de control y trucos escénicos. Para otros supone un alivio del dolor o incluso de sus fobias. Y es que esta técnica, controvertida o no, está empezando a abrirse paso en medicina. Cada vez más dentistas la utilizan para pacientes especialmente reacios a los cuidados dentales o para tratar a los niños. Incluso parece mejorar los síntomas en patologías como el colon irritable.

 

Su uso terapéutico se basa en inducir un estado de relajación profunda y enseñar a las personas a tomar el control de sus síntomas. En el caso del colon irritable, se ha demostrado que la hipnosis reduce los síntomas gastrointestinales, como la sensibilidad, la fuerza de las contracciones musculares del intestino y la secreción de ácido gástrico. Pese a ser la forma más antigua de la psicoterapia occidental, se está adaptando y empieza incluso a utilizarse la hipnoterapia a través de Skype. "De hecho, es un medio muy poderoso de cambiar la forma en que usamos nuestra mente para controlar la percepción y nuestros cuerpos", explica David Spiegel, profesor y director asociado de psiquiatría y ciencias del comportamiento de la Universidad de Stanford.

¿La hipnosis como método para tratar el dolor?

Algunos psicólogos destacan la eficacia en el tratamiento del dolor agudo, crónico y experimental.

La hipnosis puede resultar muy eficaz a la hora de aliviar el dolor de una persona, aunque muchas puedan tener una imagen de esta técnica más relacionada con el espectáculo.

De hecho, el primer problema que hay en torno a ella surge de su propio concepto y de todas las ideas preconcebidas y mitos que la rodean debido a la televisión.

Actividad cerebral y conectividad funcional asociada con la hipnosis.

La hipnosis tiene una utilidad clínica demostrada, aunque los cambios en la actividad cerebral subyacente al estado hipnótico aún no se han identificado del todo.

Estos cambios en la actividad neuronal subyacen a la atención enfocada, el control somático y emocional mejorado y la falta de autoconciencia que caracteriza a la hipnosis. La hipnosis es un complemento eficaz para el tratamiento del dolor, la ansiedad, los trastornos psicosomáticos, postraumáticos y disociativos.

Mitos y realidades sobre la hipnosis.

Nunca a través de la hipnosis se puede conseguir que alguien realice un acto en contra de su voluntad.

Este concepto siempre ha estado rodeado de leyendas esotéricas. Existen sociedades científicas e investigaciones que estudian el poder de esta práctica. Su eficacia se ha demostrado en trastornos como la ansiedad, la depresión o el tabaquismo.

Hipnosis, deporte y alto rendimiento.

El autor de este artículo, que lleva unos veinticinco años trabajando con deportistas y artistas de alto nivel, cosechando importantes éxitos, numerosas medallas de oro a nivel olímpico y de campeonatos del mundo en diferentes disciplinas deportivas, no habría obtenido tantos resultados y una longevidad profesional tan larga si no hubiera trabajado con la hipnosis; pese a tener probablemente uno de los equipos de tecnología neurocientífica más avanzados, mi trabajo profesional lo protagoniza la hipnosis en un 80 % .